APPA en el Audiovisual, Cine

MÁS DE LA MITAD DE LOS ESPAÑOLES SERÍA PARTIDARIO DE UNA MAYOR PROTECCIÓN PARA EL CINE NACIONAL, SEGÚN UNA ENCUESTA DE METROSCOPIA

Según una encuesta realizada por Metroscopia para Filmotech, el 61 por ciento de los españoles considera que el cine de producción nacional debería estar protegido frente al extranjero. Un 71 por ciento cree que el Gobierno debería apoyar la construcción de una industria cinematográfica más fuerte.
Rafael Sánchez, director general de Filmotech, aprovechó su ponencia en el II Curso de Verano de ASIMELEC “La Convergencia Digital. La Sociedad Digital en el Desarrollo de la Economía Sostenible” en La Granja (Madrid), para exponer los datos más relevantes de una encuesta realizada por Metroscopia, a petición de su empresa, sobre la opinión de los ciudadanos en torno al cine español.
Según el estudio, el 61 por ciento de los españoles considera que las entradas para películas de producción nacional deberían ser más baratas. Un 63 por ciento declara que debería estar protegido frente al cine extranjero y un 71 por ciento, que el Gobierno debería apoyar la construcción de una industria cinematográfica más fuerte. Ante estas cifras, Sánchez concluye que para los ciudadanos españoles “el cine es una cuestión de Estado”.
Por otra parte, y según Fernando Labrada, responsable de la consultora Soain, en 2009 se estrenaron en España 138 largometrajes, de los cuales solo 10 acapararon el 75 por ciento de los ingresos (75 millones de euros). Ante este panorama, y según Labrada, “el papel del productor independiente es ciertamente difícil”. Labrada declaró que los productores independientes se enfrentan al problema de la financiación dado que las televisiones, excepto TVE, no apoyan la producción cinematográfica independiente.
Según Labrada, en los seis primeros meses de 2010, se estrenaron 51 títulos españoles en nuestro país, 62 del resto de Europa y 82 básicamente norteamericanas: “es decir, el cine español ocupa en las salas el 26,15 por ciento de los estrenos, pero no se corresponde con los ingresos”. Para Labrada, en este momento el productor aún no tiene un modelo definido para recuperar su inversión en la producción de películas y comentó dos tendencias claras. O bien acometer películas de más de 5 millones de euros, lo que exige la colaboración internacional para su financiación, o bien decidirse por películas con un presupuesto por debajo de los dos millones, para amortizarlas localmente. “El efecto perverso es que para acceder a ayudas el Estado exige que la película sea de al menos dos millones de euros”.

Compartir

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *